L’actual carretera del Corredor, la que s’inicia a Can Bordoi i acaba al Santuari del Corredor, es va construir entre l’any 1927 i 1928, gràcies a la col·laboració i el mecenatge dels hisendats i pagesos de l’època.

La carretera estava ja construïda l’any 1928, però un any abans un corresponsal de “La Vanguardia” signava la següent crónica:

Santuario del Corredor

Nos dicen del Alto Vallés que uno de estos días será inaugurada la nueva y espléndida carretera que partiendo de la antigua casa Bordoy, ahora Manso Comas, de Llinás, se dirige al artístico Santuario de Nuestra Señora del Corredor, pasando por la gran propiedad de Casa Arenas, de Alfar.

Se trata, en efecto, de una de las más bellas y atrayentes excursiones que en autos o carruajes podrán realizarse por nuestra región, puesto que dicha nueva carretera se inicia a unos 300 metros de altura (Casa Bordoy) y sin casi pendiente alguna, a través de frondosos bosques, asciende gradualmente hasta los 900 (sic) metros sobre el nivel del mar, descubriéndose durante el trayecto variados pero inacabables panoramas de la marina, del Vallés, del Montseny, muchas montañas de la provincia de Gerona y cerrando el horizonte la siempre majestuosa cordillera do los Pirineos, cubierta de nieve en esta época.

Nos place consignar que tan espléndida carretera de alturas a través de nuestra región se debe al eficaz acuerdo de distinguidas personalidades que con tenacidad y gran entusiasmo han hecho construir y en pocos años tan importante vía que termina ante el antiguo Santuario del Corredor que, como es sabido, celebra su tradicional «aplec» el segundo día de Pascua. Entre aquellas personalidades, recordamos a don Francisco Puig, presidente de Casa Arenas; al señor conde de Benlloch, propietario de Casa Bosch, de Alfar; don Ramón Guinart, propietario de Casa Guinart; don Pedro Masuet, del Manso Masuet; doña Mercedes Moratonas, viuda de Pujol, e hijo Martín Pujol y Moratonas; de los mansos Carreras y Ferrarons; doña Mercedes Pla y Deniel, doña Montserrat Comas, viuda de Marsans, quienes no solamente han cedido los terrenos afectados por el paso de la carretera sino que costearon su construcción facilitando bien respetables sumas.—Corresponsal.