Etiquetes

El cas de l’Isidre és un d’aquells que demostra com la Guerra Civil i el període de represió a la immediata postguerra van ser utilitzats per molts ciutadans per saldar per la via de l’ajusticiament personal o de la denúncia davant dels tribunals militats antigues enemistats o disputes veïnals.

El 10 de juliol de 1939 ens trobem a la documentació amb una denúncia presentada a la Guàrdia Civil: “…se presentó en esta casa Cuartel la Señora que dijo llamarse DOLORES TORRES LLUAN, de cincuenta y tres años de edad, casada, sus labores natural y vecina de DOSRIUS, denunciando ante el que suscribe; que su convecino ISIDRO OLIBERT, fue quien denunció a un joven que la denunciante tenia oculto en su casa llamado MANUEL, que los que fueron a detener al referido Manuel, detuvieron también al esposo de la denunciante, que una vez detenidos fueron conducidos a la Prisión de esta Población, y trasladados posteriormente a Barcelona y en otras Prisiones más, que de la Cárcel Modelo, fue sacado el joven aludido y segun referencias lo llevaron al frente, sin que desde tal fecha haya sabido más de él.

Que durante el dominio rojo fue amenazado el marido de la denunciante JUAN BERTRES CARBONER, por el denunciado ISIDRO OLIVERT, estas amenazas se las hacía con una pistola por ser de ideas contrarias, y ahora se burlan del marido de la denunciante por haber estado en la Prisión que durante el dominio rojo fue también amenazada de muerte la denunciante, por el sujeto aludido…” La Dolors, donat que no sap escriure signa amb el dit.

Es procedeix, després de la denúncia, a interrogar a Oliveres i diu que té “…cuarenta y seis años de edad, de estado casado, de oficio agricultor, natural y vecino de Dosrius, domiciliado en la casa de campo denominada Caseta de Burgueras.

PREGUNTADO por su actuación Política-Social y Sindical con anterioridad al Movimiento y durante el dominio rojo en esta Región dice, que no ha pertenecido a ningún partido ni sindical, que durante al dominio rojo no ha denunciado a ninguna persona de derechas que se hallare oculta, que se enteró el mismo día que llevaron a un joven que se hallaba escondido en casa de su convecino ‘Gaig’, que en cierta ocasión, riñó con su convecino Juan Bertres, esto durante el dominio rojo, que no le sacó ningún arma, pero si que fué a su casa y llamó a un hijo suyo y le salieron al encuentro con dos azadas, para agredirle, huyendo entonces, el aludido Juan; que un día yendo de caza le salió al encuentro al declarante, la Dolores Torres, éste llevaba la escopeta, insultándole la Dolores y entonces se marchó.” També signa amb el dit.

Es decideix no detenir a Oliveres. L’alcalde Juan Zamora Pérez de las Bacas l’exculpa de qualsevol responsabilitat política i declara que ha tingut bona conducta. La Falange també l’eximeix de responsabilitats.

Dolors Torres Jubany declara formalment. Té 53 anys, està casada i està domiciliada a la casa de camp de Cal Gaig. No sap llegir ni escriure.

“Que conoce a ISIDRO OLIVERAS BELLUS el cual sabe fue a denunciar a un Zapatero de la Plaza de Santa Ana, llamado Manrique (hoy detenido) que tenían en su casa a un individuo escondido llamado Manuel, y éste zapatero fué a su casa con tres agentes de policía hacerles un registro y se llevaron preso al esposo de la declarante y al chico que tenían escondido llamado Manuel, que siempre iba con su marido buscando cetas y se pelearon por esas cosas varias veces antes de detenerle y teniendo fincas colidantes se metía el ISIDRO OLIVERAS en las fincas suyas, por lo que por este motivo han tenido palabras en algunas ocasiones.”

En Joan Bartrés Carbonell, espós de la Dolors Torres declara també i diu que té 60 anys, és pagès i està domiciliat a Casa Bartrés, Cal Gaig, que no sap llegir ni escriure. Joan afegeix que “…en efecto es cierto que tuvo una pelea con el denunciado SIDRO OLIVERAS BELLUS con motivo de irle haciendo la competencia en la busca de cetas y tener terreno unido, en las que hay cuestiones de lindes y frutos y durante el dominio rojo un día le sacó una pistola y fue contra el dicente llamó a sus hijos y en vista de que eran más el declarante huyó y no pasó nada, siendo también cierto que una vez la mujer del declarante la amenazó con una escopeta y ésta se retiró.”

Valentí Rimbles Pallaroles exculparia a Oliveres i va confirmar que tot era cosa de veïns. Salvador Cot Bonamusa aclareix que “…estaban en constante pelea siempre y desde hace muchos años con anterioridad al movimiento por cuestiones de linde de fincas aprovechamiento del frutos del campo y cuestiones de agua o riegos y acaso esta haya sido la determinante de que ahora le hayan presentado denuncia.”

Després d’aquestes declaracions, es dictaria el sobreseïment de la causa.

IMG_7719

Anuncis