Etiquetes

El 23 de maig de 1939 es pren declaració als encausats després d’haver ser detinguts.

Esteban Bonamusa Domènec, té 41 anys, està casat, natural de Canyamars i amb domicili a la Casa Homs[i], a la carretera de Dosrius, de professió pagès i Lluís Sentis Bias, de 40 anys, casat, carnisser, natural de Granadella, amb domicili a Canyamars, carrer de Sant Esteve, 4. Van ser detinguts per “…haber pertenecido al Comité Rojo que actuó en el citado pueblo durante el Movimiento Revolucionario, habiendo practicado registros y detenciones de personas de derechas así como también otros actos de violencia que tanto se cultivaron en el citado período”.

Sentís declara que “…formó parte obligado del Comité rojo que actuó en dicha población, llevando una pistola para el desempeño de este puesto que entregó al llamado Jefe de Falange a la entrada de las Tropas Nacionales: Que niega haber dado orden para que se practicaran registros ni se efectuaran detenciones: Que no tiene seguridad de si algún miembro del Comité efectuó estos registros y detenciones.”

Bonamusa diu que “…al producirse el movimiento revolucionario formó parte del Comité rojo por indicación de los dirigentes de Dos Rius del cual dependían, habiendo usado arma corta hasta ahora a la llegada de las Tropas Nacionales que la entregó a la Jefatura de Falange: Que por su parte no ordenó registro ni detención alguna: Que no puede asegurar si alguno de los miembros del citado Comité dieron órdenes en este sentido.”

Els detinguts ingressarien a la presó de Mataró.

Valentín Rimblas Pallarolas[ii], alcalde de Canyamars, de 51 anys, pagès i habitant de Casa Rimblas,  declara que Bonamusa no va estar afiliat ni sindicat a cap partit abans o després del 18 de juliol de 1936; que no va intervenir en els fets de 1934; no va fer política durant les eleccions de 1936; que va formar part del Comitè Local de Canyamars i que “…efectivamente, dicho individuo efectuó requisas, pero lo que se ignora es si dichas requisas fueron efectuadas en inteligencia con el propietario del efecto requisado, cuyo propietario es el Rdo. José Rius, que reside en Barcelona[…] se ignora también si su incorporación a las filas rojas fue forzosa o voluntaria. Que en las filas rojas el repetido sujeto ostentó el cargo de soldado. Que dicho individuo intervino también en la destrucción de los objetos de la Iglesia de este término”.

L’alcalde o jutge de pau de Canyamars fa la mateixa declaració sobre Sentís.

La Falange, a través de Joan Pinós Nogueras declara que Bonamusa “…es de ideas izquierdistas […] y una vez iniciado [el GMN] este se afilió a la C.N.T. En las elecciones del treinta y seis se abstuvo de emitir su voto, pero era simpatizante del funesto Frente Popular” […] Ingresó forzoso en las filas rojas”. Afegeix el mateix sobre Bias i diu que “Formó parte del Comité de la localidad hablando en público contra los emboscados”.

Més interessant és la declaració de la Guàrdia Civil que declara sobre Bonamusa que era “…individuo de extrema izquierda, al estallar el Alzamiento, formó parte el Comité que se constituyó en el Pueblo de Cañamás, como Vocal, siempre iba armado de pistola, fue uno de los que fueron a casa de Rius[iii] y sustrajeron vino, muebles y toda clase objetos que poseía, se le vio varias veces por la casa de Bellalta presentándose unas veces con el pretexto de sacar leña y otras veces sin nada, dado lo apartado de la finca es de suponer que se preocupaba de los emboscados que teníamos en casa. También tuvo el aludido Bonamusa y un tal Sentís una conversación acalorada con Juan Figueras[iv] (Casi) Alcalde de Cañamás durante el dominio rojo, al cual le decían cuando venían del frente que era un encubridor de los emboscados y que Pascual y los emboscados que había ya tenían que haber sido detenidos y que si él no lo denunciaba lo harían ellos de forma que se llevaron del pueblo a todos los emboscados y al referido Casi con ellos; contestando éste que los mozos de Escuadra ya estaban avisados y que si no venían no era culpa suya.”

Sobre Sentís diu que actuava amb Bonamusa i que “…se cuidaba de Abastos, siendo uno de los que fueron a casa de Rius,y sustrajeron vino, muebles y toda clase de objetos que poseía, vigilaba a las personas de derechas que se hallaban ocultas, presentándose en más de una ocasión en casa de Bellalta[v] en cuya casa se albergaban varios emboscados, y encontrándose en cierta ocasión en dicha casa el Cura Párroco de Mataró Mosén Ramon[vi], donde le sorprendió obligándole a que desapareciera por cuyo motivo tuvo que marcharse a otra en la cual no se hallaba con la seguridad que en la aludida casa, resultando que al poco tiempo de esto fue sorprendido y detenido llevándoselo, y al día siguiente resultó asesinado en Parpers.”

Declaren també diversos testimonis: José Arnó Llovera (pagès), José Recoder Fabregas (joier), Valentín Rimblas Pallarolas (pagès), José Rius Massuet, de 57 anys, sacerdot. Aquest declara que:

“…el declarante es propietario de la finca denominada ‘Rius’ de Cañamás; que en dicha finca estuvo hasta el 16 de Agosto del año 1936 de la que hubo de marchar a requerimientos insistentes de los referidos encartados; que estos a pesar de que el declarante les rogó que respetaran todo lo posible el ofertorio u oratorio, no obstante efectuaron destrozos en una mitad, ocasionándole además perjuicios en el piso; que dichos individuos le incautaron unas tres cargas de vino rancio y unos mil kilos de avellana; que además se incautaron de varios objetos y efectos del piso; que también se incautaron de la finca junto con otros elementos del Comité, entre ellos el Juan Roca Valentí[vii]; que después dicha finca la traspasaron al Comité de Dosrius cuyo comité destrozó la cosecha de corcho, la madura y otras que no eran maduras ocasionando serios perjuicios que estima en unas doce mil pesetas en junto y los que le ocasionaron los dos encartados en este procedimiento, los estima en unas cuatro mil pesetas; que desde luego ambos encartados son elementos de izquierda si bien más marcadamente el Luis Sentis.”

També declara Francisco Rovira Rovira (36 anys i paleta, domiciliat a Cal Farré), Juan Vives Arenas (58 anys i comerciant domiciliat a Canyamars), Joan Pinós Nogueras (45 anys i resident a Dosrius)  qui declara que “…es absolutamente incierto que ni en un sitio ni en otro [Dosrius i Canyamars] los individuos que formaron los comités rojos lo fueran a requerimiento de personas de derechas”.

A la declaració indagatòria Bonamusa diu que “…en cuanto a la pistola que poseía ha de hacer constar que ésta le fue dada para que la guardara, por Don Antonio Sanfeliu[viii], fabricante de Mataró que residía en Cañamas; que dicha pistola la guardó el dicente durante el dominio rojo, pero sin que jamás la exhibiera ni la ostentara […] que si formó parte del Comité rojo, fue porque los elementos de derechas, especialmente requerido por el que antes del 18 de Julio de 1936 era Alcalde de Dosrius y que volvió a serlo a la liberación de la población y además por el actual Jefe de Falange de Dosrius; que además un tal Prats[ix], respondió siempre que cuando sería liberada la población nada les pasaría a los que formaban el Comité y es el que les alentaba siempre para que no dejaran los puestos y continuaran con su labor; que desde luego el Comité de Cañamás siempre fue de acuerdo con los elementos de derechas de la población, incluso los consultaba los casos que querían ser impuestos por el Comité de Dosrius.”

Sentís declara que es va afiliar a la CNT de forma obligada, nega haver parlat en contra dels emboscats i haver fet requises ni registres i “…que su actuación fue la de avisar a los del pueblo cuando se enteraba de que algún otro Comité vecino quería efectuar registros”.

La declaració definitiva és la de Pedro Fuertes Giménez, Prevere Cura-Párroco de la Parròquia de Sant Esteve del poble de Canyamars:

“Declaro: Conocer a los individuos Juan Figueras Lladó, Luís Sentís Bias, Esteban Bonamusa Domenech y a los hermanos Pedro y Juan Roca y Valentí, desde algunos años, anteriormente, al Glorioso Movimiento Nacional, por ser vecinos de este pueblo y feligreses de esta Parroquia de mi cargo; a quienes consideré siempre, como vecinos y feligreses ejemplares, por su conducta de buenos católicos, y cumplidores de sus deberes.

Si bien, desde el principio del movimiento revolucionario anarco-sindicalista, en Cataluña, formaron parte del comité de este pueblo de Cañamás, fue en vista a evitar la formación de un comité por elementos extraños que se adueñaran del pueblo, como pretendieron practicarlo los operarios engrabadores[x] de la carretera de Cañamas a Dosrius, que en aquellos días merodeaban por este término; y, que sin duda, en tal caso, hubiéramos tenido que lamentar desmanes inauditos. Y, gracias al comité de defensa, aparentemente, rojo, formado por elementos del mismo pueblo de Cañamás, podemos asegurar que en este pueblo no hubo, durante todo el tiempo del dominio rojo, alteración alguna de importancia, en el orden social; como así pueden testimoniarlo personas caracterizadas de orden, que en este pueblo se ampararon a la protección del comité, del que formaron parte los individuos arriba mencionados.

Por lo que atañe a mi persona, en particular, como Párroco de Cañamas, no tengo más que motivos de agradecimiento a la actuación de aquel comité:

  1. Se me avisó para que, obrando con absoluta libertad, me pusiera a salvo de elementos revolucionarios criminales que pudiesen incurrir en este lugar.
  2. Se hizo un simulacro de desorden con los enseres de la iglesia, sin destrucción de muebles, ni de objeto alguno; solo con la intención y en vista a aparentar un cataclismo revolucionario, con el único intento de evitar verdaderos destrozos, en caso de una incursión de revolucionarios salvajes forasteros.
  3. Se me entregó, íntegra, una cantidad de dinero de la iglesia, que el comité encontró guardada en una caja, al retirar los objetos y material dúctil, de valor, en previsión de un posible saqueo, por elementos forasteros.
  4. Este comité, de referencia, sostuvo una enconada oposición y reyerta, con unos forajidos ‘Fusileros rojos’ que vinieron del pueblo de San Adrián, para destruir el Templo. Cosa que el comité no pudo detener, a pesar de su heróica resistencia, casi rayana en desesperación. Y, con todo, no pudo evitar que aquellos llamados “Fusileros Rojos” incendiaran, con saña, el interior del Templo.
  5. Este comité, me proporcionó una Cédula Persona (falsa, por supuesto), un salvo-conducto y medios de seguridad personal para trasladarme yo a Barcelona; tal y conforme yo lo deseaba y se lo había manifestado.”

Es demana que declari l’alcalde Salvador Claus Bonamusa qui diu que “…a los primeros días del Alzamiento fue Alcalde del pueblo de Dosrius en compañía de Juan Pinós, Eusebio Fontseca, Pedro Miguel y a ellos se asociaron como elementos de izquierda José Ninet, Jaime Bonamusa, Valentin Jubany y Antonio Colomer y durante seis días que estuvieron juntos nada ocurrió en el pueblo de Dosrius, que al cabo de ellos se salieron de dicho Ayuntamiento el declarante y sus otros tres compañeros y quedaron los de izquierdas José Ninet como Jefe del Comité rojo entrando a formar parte de él Juan Jubany, Esteban Albert, Aurelio Montagut y en tiempo de estos fue cuando ocurrieron la quema de los santos, destrucción de altares, se realizó alguna detención de personas de derechas sin que pasara nada y se pusieron algunas multas.[…] que es absolutamente incierto que el declarante requiriera en modo alguno a ESTEBAN BONAMUSA para que formara parte del comité…”

José Auledas[xi], pagès, pagès de 70 anys declara contra els encausats dient que es dedicaven a la persecució de feixistes.

 

Joan Prats Vidal, de 42 anys, advocat, defensa als inculpats dient que “…llegaron a casa del declarante una especie de junta de defensa que seguía las orientaciones del declarante y en la cual formaban parte ESTEBAN BONAMUSA Y LUIS SENTIS entre otros, transformándose asi una especie de tenencia de Alcaldia que dependiente del Ayuntamiento de Dosrius funcionaba en Cañamás que esta junta de defensa estaba subvencionada por toda la gente de derechas del pueblo, en contribución espontanea y para evitar males mayores hicieron un simulacro de quema de efectos de la Iglesia en donde se hallaban presentes el declarante, un hermano del propio cura párroco, el señor Font, el señor Peredejordi, Parera y otras serie de personas de garantía y en donde se quemaron cuatro trastos viejos y se sacaron algunas imágenes que fueron distribuidas por las casas particulares o escondidas, y así ESTEBAN BONAMUSA Y LUIS SENTIS pasaron como elementos rojos a quien ordenó se pusieran en la carretera por si venían de fuera y así pudo salvarse la situación durante unos dos meses, al cabo de los que vino un camión de revolucionarios de San Adrián del Besós, verdaderos rojos, después de muchos forcejeos y disputas quemaron por fin la Iglesia, que efectivamente es cierto que el declarante constantemente les decía a los del comité que no tuvieran cuidado que él les garantizaba que no les pasaría nada a la entrada de las Tropas Nacionales, pero esto fue mientras estuvieron a sus órdenes, con posterioridad han rojeado y son en efecto ciertas las intervenciones que a los inculpados se les imputan por los informes de las Autoridades locales habiendo intervenido ciertamente el BONAMUSA y el SENTIS en los hechos de que informa la Guardia Civil con respecto haber arrojado de casa Bellalta a Mosén Ramón sacerdote de Mataró y de ella donde estaba trillando con los de la casa y el cual después fue detenido y asesinado, pero sin que crea que entre este hecho y aquella detención y fusilamiento exista la más mínima relación, por haberles causado profunda pena a los inculpados cuando se enteraron de lo sucedido y los que dijeron al dueño de la casa que tenía que marcharse porque a ellos los comprometía ya que apareciendo como elementos del comité si otros de fuera lo podía pasar mal, que también sabe lo de la persecución de los emboscados, pero también por el mismo hecho para evitar su compromiso y también lo de la casa Rius, de acuerdo con el propio señor mosen Rius en principio y para simular con los de fuera que se hacía algo en plan revolucionario.”

El 9 de febrer de 1940 van quedar en llibertat. El 31 de maig de 1943 es van arxivar les actuacions contra els dos.

Notes

[i] Segurament es refereix a la Masia de Ca N’Homs, una de les masies més antigues i importants de Canyamars, pertanyent a la família Homs. En Bonamusa devia treballar de masover a la Masia.

[ii] Rimblas vivia a la Masia de Can Rimbles de Canyamars, a on a principis del segle XX anava gent a passar l’estiu. Valentí Rimblas Pallarolas va ser jutge de pau de Canyamars. “Inventari del Patrimoni Història, Arquitectònic i Ambiental de Dosrius”.

[iii] Probablement es refereix a “Can Rius de Canyamas” (Masia de Can Rius), propietat de Francesc Rius Arenas, valorada en 55.000 pessetes. Sembla que qui ocupava la finca esporàdicament era Mossèn Rius, qui la gent recorda com la darrera persona que va estiuejar a la finca durant aquells anys. La finca va ser una de les apropiades o col·lectivitzades a la tardor de 1936.

[iv] Es refereix a Joan Figueres Lladó, president del Centre Republicà de Canyamars.

[v] Bellalta és la transcripció a l’època de la Masia Vallalta, ubicada a Canyamars. Sembla que el propietari era Josep Auledas o “Pepito”, la darrera persona que va viure a la finca. “Inventari del Patrimoni Història, Arquitectònic i Ambiental de Dosrius”.

[vi] Mossén Ramon Fornell i Serra, va néixer a Sant Martí de Merlès a l’any 1865, era comunitari de la parròquia de Santa Maria de Mataró i encarregat de l’església de Mata. Fou afusellat el 25 d’octubre de 1936 al Coll de Parpers.

[vii] Joan Roca Valentí va ser President del Sindicat d’Oficis Varis de la CNT de Canyamars.

[viii] Explica E. Albert que Antoni Sanfeliu era un dels homes més rics de Dosrius. En la seva tasca al Comitè de Dosrius, l’Esteve es va presentar a casa de Sanfeliu per cobrar-li les 5.000 pessetes que tots els homes benestants havien de pagar per mantenir les milícies locals. Quan va trucar a la porta li van barrar el pas dos homes armats amb fusells, suposadament de la CNT, que el protegien a raó de 100.000 pessetes i que li van dir que Sanfeliu no tornaria a pagar perquè ja havia fet una gran contribució a Mataró. Després de què l’Esteve es queixés, va poder-se entrevistar amb l’Antoni que li va prometre pagar també a Dosrius quan tingués diners en metàl·lic. De pas, li va demanar que ajudés al seu fill a fugir de Catalunya. “Quatre boigs de Mataró”, pàg. 139.

[ix] Es tracta, segurament, de Joan Prats Vidal, membre de la família Prats.

[x] El declarant probablement es refereix als operaris que pavimentaven la carretera de Dosrius a Canyamars.

[xi] Veure nota v.

IMG_7638

Advertisements