Etiquetes

El detingut, de 47 anys, casat, natural i veí de Dosrius, vivia al carrer Pi i Margall, 18. Declara que era agutzil i que “…fue requerido por un Teniente y cuatro o cinco números de Carabineros para que les acompañase a casa Recoder, donde practicaron un registro, permaneciendo el declarante en la puerta mientras los otros lo efectuaban, con el pretexto de buscar un chico de éste que no compareció a la incorporación a filas, viendo el declarante como estos sacaban de la casa una radio, huevos y alpargatas, y otra ocasión, también fue requerido por tres mozos de escuadra para que les acompañase a la casa denominada Arenas, donde se encontraban siete individuos ocultos en el monte para eludir su incorporación a filas rojas, deteniendo a dos de los siete y haciendo fuego sobre los cinco restantes.”  També reconeix que va pertànyer a l’UGT

Pujol és acusat de fer d’espia al servei dels Comitès, “…teniendo como misión principal indicar a estos los sitios y lugares en que se ocultaban las personas que estos consideraban afectas al régimen marxista, como conocedor del terreno, y que por virtud de estas indicaciones daba las batidas por los montes de Dos Rius y Cañamás.”

La Falange l’exculpa de qualsevol participació política al 1934 o al 1936.

Salvador Claus Bonamusa, l’alcalde de Dosrius, indicaria que Pujol havia estat “…simpatizante por los Partidos y Sindicales del Frente Popular de Izquierdas, fue nombrado Alguacil de este Ayuntamiento como individuo de confianza de los rojos, actuando al fiel dictado de estos”

Declaren contra ell Pedro Sena Tapias (de Mataró), Francisco Mauri Boba (de Barcelona i que l’exculpa), Miquel Llinas Argimon (de Mataró que l’inculpa) i José Recoder Fábregas (joier, veí de Mataró i resident a Dosrius durant la guerra) diu que “…pudo comprobar que el referido PUJOL prestaba servicios como Alguacil a la causa roja delatando los lugares donde se hallaban escondidas las personas que no hacían la presentación a las filas rojas, a las que perseguía con energía haciendo varios viajes por el monte con el fin de capturarlas.[…] Cierto día habiéndose presentado en el pueblo de Dosrius unos carabineros a fin de averiguar quienes eran las familias que tenían hijos desertores y hacer sobre ellos toda presión, sabe que una vez cumplida su misión, el encartado fue quien delató a los referidos carabineros que el declarante tenía cuatro desertores y dos sirvientas, y acto continuo se trasladaron a su domicilio donde le hicieron un minucioso registro requisándole varios objetos, y siendo amenazada su señora por el Jefe que mandaba el grupo de carabineros entre los que iba el inculpado”.

Se’l va condemnar a vint anys de reclusió temporal el 7 de març de 1939 però li va ser commutada la pena per una de sis anys i un dia.

IMG_7642

 

Advertisements